Antecedentes históricos de la nutrición comunitaria en España: los primeros intentos de institucionalización, 1923-1947

Referencia:HUM2005-04961-CO3-01.

Proyectos nacionales de promoción general del conocimiento. 

Plan Nacional de I+D+I. Proyecto coordinado. 

Periodo: 2005-2008
Convocante: Ministerio de Educación y Ciencia

Investigadores: 

  • Josep Bernabeu (IP)
  • Marian Araujo Yaselli
  • Antonio García Belmar
  • Josep Xavier Espulgues Pellicer
  • María Eugenia Galiana Sánchez
  • Joaquín Moncho Vasallo

 

Resumen: La investigación tenía como objetivo analizar los primeros intentos de institucionalización de la nutrición comunitaria en España. Durante las décadas de 1920 y 1930 se empezó a configurar un cuerpo doctrinal propio al aparecer las primeras publicaciones que abordaban la dimensión comunitaria de los problemas de alimentación que mostraba la población española y las políticas de salud pública que exigía su resolución.

En el marco de la Escuela Nacional de Sanidad y de las reformas que se produjeron en dicho centro en 1930, la higiene de la alimentación y de la nutrición alcanzó por primera vez un proceso regular de socialización al incorporar sus contenidos al plan docente de la Escuela y convertir a su Sección de Higiene de la Alimentación y la Nutrición en un referente para la investigación en nutrición y salud pública. En febrero de 1933 se incorporaba al organigrama de la Dirección General de Sanidad una Sección de Higiene de la Alimentación. Y en 1934 tenía lugar la convocatoria del Primer Congreso Nacional de Sanidad del Laboratorio de Higiene de la Alimentación y de la Nutrición y la Técnica Bromatológica, reunión que contó con importantes contribuciones relacionadas con la nutrición comunitaria. Los límites cronológicos de la investigación se justifican por la publicación en 1923 de la monografía del doctor Enrique Carrasco Cadenas, Ni gordos, ni flacos. Lo que se debe comer, una de las primeras monografías españolas que abordaba la dimensión comunitaria de los problemas alimenticios, y por la creación en junio de 1947 del Instituto Nacional de Higiene de la Alimentación y la Nutrición, una institución creada al amparo de la franquista Ley de Bases de Sanidad de 25 de noviembre de 1944.


El proyecto ha permitido analizar las claves que explican como se fue configurando, en el contexto de las reformas sanitarias que vivió la sociedad española en las primeras décadas del siglo XX y de la influencia que ejercían los organismos sanitarios internacionales en su desarrollo, el creciente interés que despertaban los problemas de alimentación en el ámbito sanitario, el diagnóstico que hicieron los higienistas de los mismos, y las medidas de salud pública que se aplicaron para resolverlos. La cuestión de la alimentación higiénica y la dimensión colectiva de los problemas nutricionales se convirtieron en dos objetivos prioritarios de la acción sanitaria. La creación, en los primeros años de gobierno de la Segunda República, de un departamento de Higiene de la Alimentación y de la Nutrición y Técnica Bromatológica en la Escuela Nacional de Sanidad y de un Servicio de Higiene de los Alimentos, fueron dos de las iniciativas más destacadas. Los higienistas españoles subrayaban la importancia de la educación y la divulgación de los conocimientos higiénico-sanitarios relacionados con la alimentación y la nutrición, para poder superar las deficiencias cualitativas y cuantitativas que mostraba la alimentación media de la población española.